La iniciativa contra soñar despiertos

Juan 14:31

Levántense, vámonos de aquí! (NVI)

Soñar con respecto a algo, para poder hacerlo de una manera correcta, está bien; pero soñar sobre eso, cuando deberíamos estar haciéndolo, está mal. En este pasaje, después de haberles dicho palabras maravillosas a sus discípulos, podríamos esperar que nuestro Señor les hubiera dicho que se fueran y meditaran en ellas; Sigue leyendo

La iniciativa contra el trabajo desagradable

Isaías 60:1

¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! (NVI)
…ustedes están llenos de esplendor porque la gloria de Dios brilla sobre ustedes. (TLA)

Cuando se trata de tomar la iniciativa contra un trabajo que nos parece desagradable o pesado, debemos dar el primer paso como si Dios no existiera. Es inútil esperar a que Él nos ayude, pues no lo va a hacer. Sigue leyendo

La disciplina de atender a su voz

Mateo 10:27

Lo que les digo en la oscuridad, díganlo ustedes a plena luz; lo que se les susurra al oído, proclámenlo desde las azoteas. (NVI)
Si les digo algo en la oscuridad, díganlo ustedes a plena luz del día. Si les cuento un secreto, cuéntenselo a todo el mundo. (TLA)

En ocasiones Dios nos hace pasar por la disciplina de las tinieblas para enseñarnos a oírlo y obedecerlo. Las aves canoras aprenden a cantar en la oscuridad y nosotros somos puestos bajo la sombra de su mano hasta que aprendemos a escucharlo (Is 49:2). Sigue leyendo

¿Necesito escucharlo?

Éxodo 20:19

Así que le suplicaron a Moisés: —Háblanos tú, y te escucharemos. Si Dios nos habla, seguramente moriremos. (NVI)

No desobedecemos a Dios de manera consciente y deliberada; sencillamente no lo escuchamos. Dios nos ha dado sus mandamientos, pero no les prestamos atención, no por una desobediencia obstinada, sino porque no lo amamos ni lo respetamos de verdad.

Sigue leyendo

¿Agoniza tu esperanza en Dios?

Isaías 26:3

Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado. (RV60)
Tú les das paz a los que se mantienen pensando en ti porque en ti han puesto su confianza. (PDT)

¿Tu pensamiento persevera en Dios, o está atrofiado por el hambre? Esta inanición es una de las principales fuentes de agotamiento y debilidad en la vida de un obrero. Si nunca has empleado tu pensamiento para presentarte delante de Dios, comienza a hacerlo ahora. Sigue leyendo