El dominio moral

Romanos 6:9-11

...la muerte ya no tiene dominio sobre él...en cuanto a su vida, vive para Dios. De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. (NVI)
...La muerte ya no tiene ningún poder sobre él...  ahora que él vive, vive para la gloria de Dios. Así también ustedes deberían considerarse muertos al poder del pecado y vivos para Dios por medio de Cristo Jesús. (NTV)

Vida eterna con Él. La vida eterna es la vida que Jesucristo mostró en el nivel humano. Y esta misma vida, no una copia de ella, es la que se manifiesta en nuestra carne mortal cuando nacemos de nuevo. La vida eterna no es un regalo de parte de Dios, es el regalo de Él mismo. La energía y el poder que fueron tan evidentes en Jesús manifestarán en nosotros por un acto exclusivo de la gracia soberana Dios, cuando hayamos tomado la decisión moral acerca del pecado.

"Recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo", Hch 1:8. No poder como un don del Espíritu, sino que es el Espíritu Santo y no algo que Él nos da. La vida que estaba en Cristo se vuelve nuestra, gracias a su cruz, una vez que decidimos identificarnos con Él. Si es difícil tener una relación correcta con Dios, se debe a que no tomamos una decisión definitiva con respecto al pecado. Pero una vez que nos decidimos, su vida plena entra inmediatamente. Jesús vino para darnos una provisión infinita de vida:… para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios (Ef 3:19). La vida eterna no tiene nada ver con el tiempo. Es la vida que Jesús vivió cuando estuvo aquí abajo, Y Él es la única fuente de vida.

Hasta el santo más débil puede experimentar el poder de la deidad del Hijo de Dios, si está dispuesto a "soltar" y no "retener". Pero cualquier vestigio de nuestra propia energía únicamente hará borrosa la vida de Jesús en nosotros. Debemos continuar soltando y poco a poco, aunque con toda seguridad, la vida plena y magnífica de Dios se extenderá por todo rincón de nuestro ser. Entonces, los hombres comprenderán que hemos estado con Jesús.

Comentarioenmarcada

  •  dominio... kyriéuo es un verbo glorioso. Significa 'ser señor sobre', 'tener dominio', 'enseñorearse". Es el poder que ejerce el amo sobre todo lo que lo pertenece. Dios, como dueño de la vida, también es el dueño sobre la muerte. Pero Jesucristo no se levanta de la tumba a causa de un acto voluble de Dios, sino porque  venció la causa de la muerte, el pecado, y ahora es Señor de la vida para siempre. Su vida no está definida como "no estar muerto", es el poder ilimitado de vivir.
  • El pentecostalismo hace mucho énfasis en el poder del Espíritu Santo manifestado en los dones. Sin embargo, este es un poder secundario, una dotación ministerial, para decirlo así. El poder dýnamis es una fuerza, una capacidad, por él podemos resucitar a muertos, pero no tenemos poder sobre la muerte. Este dominio sobre la muerte sólo tiene la vida de Cristo en nosotros y no la viviremos sin la determinación de morir primero.
  • Chambers señala correctamente que la vida eterna no tiene que ver con la eternidad sino con la plenitud. Es la única clase verdadera de vida porque no incluye lo que percibimos como su contraparte  natural, la muerte. El Señor, Jesucristo hombre, tiene esta vida y nos la da sin restricciones, pero no a nuestra existencia como condenado por el pecado, sino al hombre liberado, al nuevo.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *