La misión más delicada de la tierra

Juan 3:29

...el amigo del esposo... (RV60)
...el amigo del novio... (NVI)

La bondad y la pureza nunca deberían llamar la atención hacia ellas mismas, sino que simplemente deben ser imanes que lleven a las personas hacia Jesucristo. Si mi santidad no las está atrayendo hacia Él, no es una santidad de tipo correcto; es únicamente una influencia que despierta emociones indebidas y deseos malignos en la gente y desvía del destino correcto. Una "preciosura" de santo puede convertirse en un obstáculo, si en lugar de presentar al Señor sólo presenta lo que Cristo ha hecho por él. Y dejará esta impresión en los demás: "¡Qué gran persona es ese hombre!" No es un verdadero amigo del Esposo. Yo soy el que crece todo el tiempo, no Jesús.

Para mantener esta amistad y fidelidad al Esposo, necesitamos cuidar nuestra relación moral y vital con Él por encima de todo lo demás, incluso de la obediencia. Como a veces no hay nada que obedecer, nuestra única tarea es mantener la comunión vital con Jesucristo y cuidar de que nada interfiera con ella. Tan sólo ocasionalmente es un asunto de obediencia. Cuando surge una crisis debemos descubrir cual es la voluntad de Dios. Sin embargo, la mayor parte de nuestra vida no es de obediencia consciente sino de mantenimiento de esa relación como amigos del Esposo. El trabajo cristiano podría ser un medio por el cual desviamos la atención de un alma en Jesucristo. En lugar de ser amigos del Esposo, podemos convertirnos en "divinas providencias" y posiblemente trabajar en contra de Él mientras empleamos sus armas.

Comentario

  • Chambers toca un campo amplio y candente. Como podemos observar desde el mismo Nuevo Testamento y a lo largo de la historia, siempre hubo aquellos personajes dentro de la Iglesia que atrajeron la atención, la fascinación y al aplauso de las masas hacía sí, distrayendo a la multitid de creyentes del verdadero centro de atención, Jesucristo.
  • No solo el culto a las personas surgió en muchos períodos -incluyendo el nuestro, cuando además es reforzado por los medios de comunicación que difundan la "farándula" Cristiana por todos los continentes-. En todo tiempo la Iglesia también rivalizó con su Señor por medio de sus construcciones, atuendos, pompa de la liturgia.
  • Las ansias por el espectáculo y la ostentación no han desaparecido del culto evangélico, al contrario. Escenarios, iluminación, sonido son parte fija de la liturgia... un amigo del novio que atrae la atención sobre sí.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *